22 marzo 2017


LAS CARRERAS DE CUADRIGAS EN GRECIA


En los Juegos Olímpicos Antiguos, al igual que en los Juegos Panhelénicos, había carreras tanto con carros de cuatro caballos, como con carros de dos caballos. Las carreras de carros se incorporaron por primera vez a los Juegos Olímpicos en el 680 d. C.
Las carreras comenzaban con una procesión en el hipódromo, durante la cual un heraldo recitaba los nombres de los aurigas y de sus dueños.
El hipódromo de Olimpia tenía cerca de 549 metros de largo y 275 m de ancho, y en él podían competir hasta 60 carros al mismo tiempo (aunque en la práctica el número probablemente era mucho más bajo). Estaba situado bajo una colina y a orillas de un caudaloso río que proporcionaba un lugar perfecto para alojar hasta unos 10.000 espectadores.
El tethrippon consistía en doce vueltas alrededor del hipódromo, estando cada vuelta determinada por un poste en cada uno de los dos extremos. En estas carreras se usaban dispositivos mecánicos, tales como puertas, que eran bajadas permitiendo así la salida de los carros y, de este modo, el comienzo de la carrera. Estaban colocadas escalonadamente de modo que los carros colocados en una posición exterior del circuito comenzaban la carrera antes que los situados en el interior. Esto era así porque, como las carreras se celebraban en un circuito cerrado, de esta manera todos los carros tenían un recorrido de igual longitud. Otros dispositivos mecánicos eran los conocidos como el "águila" y el "delfín", que eran levantados para indicar el comienzo de la carrera y se bajaban durante la carrera para señalar el número de vueltas restantes. Estos dispositivos eran probablemente tallas de bronce que representaban esos animales, instalados en los postes de la línea de salida.
Al contrario que en otros acontecimientos olímpicos, los participantes de las carreras de carros no iban desnudos, debido probablemente al polvo levantado por caballos y carros y a la posibilidad de desplomes sangrientos. Estos participantes llevaban una prenda llamada xystis. Esta prenda llegaba hasta los tobillos y estaba sujetada por encima de la cintura con una simple correa. Dos tirantes que se cruzaban en la parte superior e inferior impedían que los xystis se levantaran durante la carrera.
 Al igual que los jinetes modernos, los aurigas eran elegidos por su ligereza física, pero también era necesario que fuesen altos, de modo que normalmente se trataba de adolescentes.
Los carros eran una modificación de los carros de guerra, construido principalmente de madera y con una apertura en la parte trasera, a pesar de que para entonces los carros ya no solían usarse en la batalla. Como el carro se apoyaba sobre un solo eje, éste solía moverse bastante. La parte más importante de la carrera, al menos para los espectadores, era el cerrado giro que los carros tenían que dar en los extremos del hipódromo, los cuales eran muy peligrosos y a menudo mortales. Si un carro no había sido atropellado por un oponente antes del giro, los otros oponentes podrían hacerlo volcar o estrellarse (junto al conductor y los caballos) mientras realizaba dicho giro. De hecho, correr hacia un oponente era técnicamente ilegal, aunque no podía evitarse , de todos modos, era muy probable que estos impactos sucediesen por accidente.
En los tiempos micénicos, el participante de la carrera y el dueño podrían haber sido la misma persona y, por lo tanto, el participante era quien ganaba el premio. Sin embargo, en la época de los Juegos Panhelénicos, los conductores normalmente eran esclavos y el premio le era concedido a su dueño. 
Las carreras de carros eran una manera de demostrar en los juegos la prosperidad de los griegos.
En estos juegos, los vencedores de las carreras con cuadrigas ganaban 140 ánforas de aceite de oliva, un premio extremadamente costoso y más aceite del que el atleta necesitaría en toda su carrera. Probablemente, la mayor parte era vendida a otros atletas.
Había otra forma de carreras en los Panateneas conocida como el apobotai y el anabotai. El anabotai consistía en saltar por un lateral del carro mientras éste estaba corriendo, y el apobotai implicaba saltar nuevamente dentro del carro después de correr tras él. En estas carreras había un segundo auriga que sostenía las riendas mientras el otro conductor saltaba, pero por supuesto ninguno de ellos era considerado el ganador. Ganaba el primer carro en atravesar la línea de meta, pero no importaba si el conductor estaba dentro o fuera del carro. Si el conductor se estrellaba, y todavía podía correr, ganaba si cruzaba la meta a pie.



13 marzo 2017

TEATRO CON LUZ NEGRA

Los alumnos de segundo están experimentando con la luz negra, en esta ocasión hemos trabajado por grupos para montar coreografías. Ellos se las han preparado solitos, de esta forma trabajamos la creatividad, resolución de problemas, trabajo en equipo y autoestima. La luz negra es muy atractiva para ellos, se lo pasan pipa.

También hemos trabajado con marionetas y caretas, muy bien chicos, !lo habéis hecho genial!.




















"LOS LUCHADORES: MILÓN DE CROTONA"

YA SABÉIS QUE TENÉIS LOS APUNTES EN LA PESTAÑA DE SEXTO. AQUÍ OS DEJO ALGUNAS FOTOS DE NUESTRAS SESIONES.



Beneficios del ajedrez

 Ya hay más de 300 colegios públicos y privados en los el ajedrez es asignatura obligatoria, siguiendo la recomendación que hizo en 2012 el Parlamento Europeo.
1. Ayuda a desarrollar la inteligencia
Según el informe de Leontxo García, que recoge los datos de estudios publicados en varios países, “los niños ajedrecistas desarrollan más la inteligencia y logran resultados académicos mejores (en un 17% por término medio) que los no ajedrecistas, especialmente en matemáticas y lectura (precisamente los dos campos donde los alumnos españoles fallan más, según el Informe Pisa)”.Por poner otros ejemplos: un informe de la Kasparov Chess Foundation recoge los resultados de diversos estudios que muestran cómo el ajedrez mejora la creatividad, la solución de problemas, la memoria y la concentración.  Contribuye a la mejora del rendimiento académico.
2. Y no sólo la inteligencia
Este juego ayuda a los niños a mejorar “su capacidad de concentración y también a madurar. Ven que los actos tienen consecuencias y esto les ayuda a no ser excesivamente impulsivos”. Por ejemplo, normas como pieza tocada, pieza jugada ayudan a pensar antes de actuar. Leontxo García lista en su informe las cinco inteligencias que el ajedrez desarrolla (de las ocho de la clasificación de Howard Garner): lógico-matemática, lingüística, espacial, intrapersonal e interpersonal.
3. Es bueno para los pequeños
 Se puede enseñar incluso a partir de los tres años: “Cuanto más pequeños, mejor, porque va a influir en su capacidad de reflexión y en su paciencia. Aunque no puedes exigirles que jueguen una partida de tres horas”.
4. Es bueno para los mayores
“La práctica frecuente del ajedrez retrasa y mejora el envejecimiento cerebral, y podría prevenir y retrasar el Alzheimer”, explica Leontxo García, que califica el juego de “gimnasio mental”.
5. Es un juego
El juego es la forma que tiene el niño de aprender a relacionarse con el mundo, mejora las habilidades sociales y la imaginación, y fomenta la creatividad, además de ayudarle a aprender normas sociales y a sobrellevar la frustración: “En el ajedrez se pierde, como en cualquier juego, y no pasa nada”.
El hecho de que sea un juego también es un factor de motivación extra: “De entrada, es más divertido que una clase”.
6. Pero no es un juego cualquiera
El juego siempre tiene efectos positivos para un niño, pero el ajedrez tiene otras ventajas sobre el bridge, por ejemplo, que se estudia en muchas universidades por su relación con las matemáticas: “No hay factor suerte”,  recordando que los jugadores no dependen del reparto de cartas ni del resultado de una tirada de dados. “Y además hay multitud de variantes. No hay dos partidas de ajedrez iguales”.


03 marzo 2017

" TEATRO, TEATRO " 

Los alumnos de 2º, estamos conociendo diferentes formas de hacer teatro, ahora estamos con las marionetas de palo. Hemos  representado historias inventadas por nosotros y ahora estamos representando cuentos populares. Lo estamos haciendo tan bien, que hasta estamos invitando a los más pequeños para que nos vean.







JUGAMOS CON PELOTAS

Durante esta unidad, vamos a trabajar la coordinación y las habilidades básicas a través de juegos de pelota, así como la aceptación de las reglas en los juegos y el respeto hacia los compañeros.